Archivo de la categoría: La caja negra

No olvidarás (Soledad Rizzo)

Categoría: La caja negra

Olores hay miles, ¡qué digo miles, infinitos! Si te llevaran con los ojos cerrados podrías ir oliendo el aire y saber dónde te encuentras: un basural, un centro comercial, un bosque de hayas, un prado de manzanillas, la playa (oh, la playa, con sus matices: playa de río, playa de mar, el olor a bronceadores de coco, el olor a plástico de los hinchables, olor a chiringuito, olor a mar revuelto, olor a algas, olor a mar planchado… ¡cuántos matices!). Los olores tienen la capacidad de trasladarnos en el tiempo también, y hay olores que nos acompañarán por siempre porque están unidos a recuerdos felices. Si has tenido la enorme suerte de tener una abuela de las que te ponen el desayuno en su casa sabes de qué te hablo.


Delatores (Carlos Candel)

Categoría: La caja negra

El gran objetivo en la vida de Said no es estudiar o trabajar, ni siquiera encontrar a alguien que le quiera. Con apenas 19 años sabe que lo importante en la vida es oler bien. Luego, todo llega.

Los olores son los grandes delatores. Lo sabe bien Said. Cada mañana lo comprueba en sus propias carnes, en el transporte público. Raro es el día que alguien no se cambie de asiento para evitar tener que percibir su fragancia. No es una cuestión de higiene, porque sucede también los días que encuentra un lugar donde poder ducharse y lavar la ropa. El olor lo impregna todo, es su sangre, es su piel, es su origen. Said no quiere cambiarlo, sabe que eso es imposible. Quiere hackearlo y seguir siendo el mismo. Ser un vencejo y no tocar suelo, oler a aire y agua además de a fuego y tierra.

Da igual las veces que se cuele en el supermercado y pulverice los probadores de frascos de colonia sobre su cuerpo. Ese olor le persigue todo el tiempo. Lo oculta durante unos minutos, tal vez unas horas, pero siempre vuelve. Es como una maldición silenciosa. Como una señal olorosa que sólo perciben el resto. Una alarma que indica a qué clase social perteneces. También lo ha buscado en otros cuerpos. Aquella chica alteraba su fragancia unos días, pero sólo cuando estaba con ella. El muchacho llegó a pensar en más de una ocasión en el imposible de meterse dentro de ella, robárselo, pero sin llegar a los extremos de Jean-Baptiste Grenouille en “El perfume”.

Mejor hueles, más cara es el aroma, más vales.

En la chabola que desde hace unos meses comparte con un amigo en un parque en mitad de la gran ciudad el olor parece haberse convertido en otro compañero, el delator. El que informa al resto del mundo que allí viven dos nadie. La primavera la atraviesa, pero nunca permanece en ella. La ciudad es un conjunto de olores y ciertos hedores son como fantasmas que salen de debajo de la tierra y tratan de atraparte para llevarte con ellos.

Tan sólo, tal vez, en esa pequeña clase en la que aprende español, cocina y cultura general, sólo de forma muy sutil y lejana, encuentra cada mañana, entre los ricos caldos que emergen de las ollas y sartenes en forma de vapor, un pequeño atisbo de cambio, y su olor a tierra empiece a tornarse en hierba fresca y flores alimento de mariposas. Olor a esperanza.


Humo (Carmen Paredes)

Categoría: La caja negra

Por la habitación extiende

el incienso su aroma a sándalo

envuelto en las notas de sitar

Within you without you

Qué se borre ese otro humo

con olor a exterminio

de bosques y bibliotecas

el inquisidor

el que nos venden

desde la mala política

y el que nos devuelve en una urna

a quien hasta ayer tuvimos

Se hace el silencio

cierro los ojos y aspiro

ahora el aroma a romero

natural y cercano



El olor de la infamia (Eva Soria)

Categoría: La caja negra

¿Recuerdos? Ninguno.
La misma pregunta se unía como un eslabón perfecto a la
misma respuesta. Solo el recuerdo de un leve olor me acompañó
durante años. El olor de la infamia.
Las pesquisas de la policía y los interrogatorios interminables a
mis amigas, de nada sirvieron para reconstruir los hechos.
Las luces de la discoteca reproducían a velocidad de vértigo las
dos últimas horas de consciencia de aquel día.
Caras y cuerpos con espasmos rítmicos entraban por mi retina y
se desvanecían al mismo tiempo. Copas en la mesa, vulnerables
ante los efectos de la nueva ola de amnesia que producían las
últimas drogas introducidas, sigilosamente, por los depredadores
nocturnos.
De repente la oscuridad y la memoria petrificada. Existir sin
ser.
Durante años estuve en un estado de hibernación total, donde
el recuerdo de aquella noche estaba amordazado por las cuerdas
del miedo, del silencio, de la nada. Una hoja en blanco y siempre
la misma.
El tiempo pasa inexorablemente y aunque no cure todo, ayuda a
apelmazar las capas menos amables de los estratos que forman la vida. Todo empezaba a fluir de nuevo, hasta que aquella tarde en
el cine con mis amigas, un olor a callejón pestilente y húmedo que
procedía de la butaca de atrás, resucitó imágenes hasta ahora
inéditas en mi retina…
Y no pude. Y no tuve fuerzas. Ese olor inmundo como un foco más
de la sala de cine, me mostró nítidamente las dos últimas horas
de mi inconsciencia.
Y no pude mirar hacia atrás. Y no tuve fuerzas.


Ha empezado (Carlos Lapeña)

Categoría: La caja negra

—¿Lo hueles?

—Lo huelo.

—Ya ha empezado, entonces, ¿verdad?

—Tenía que pasar, no podemos decir que nos pille por sorpresa.

—Me cuesta trabajo creerlo… Me negaba a creerlo, realmente.

—Pues ya está aquí. Voy a asegurar las ventanas y las puertas.

—Hay toallas en el armario del pasillo y la cinta adhesiva está en el chifonier. Que no quede ni una rendija, por favor. Yo me encargo de los ambientadores.

—Manos a la obra… Ahora es más intenso.

—Sí, me recuerda el patio de la casa de tus padres, en el pueblo.

—Es verdad, una mezcla de azahar y hierba buena, intenso, pero al rato cargante.

—¿Llamamos a tus hermanas?

—Después. Vamos a sellarlo todo primero. Además, ya lo habrán olido también ellas.

—Las redes están que arden. ¿Ponemos la radio?

—¿De verdad quieres escuchar a esos bastardos? No, por favor.

—Tienes razón. Sigo esperando oír una voz de apoyo. Soy una ingenua.

—Por este lado me ha olido a vainilla.

—A madera, aquí.

—La verdad es que se lo han currado, ¿eh? Nunca había sentido tantos olores en tan poco tiempo…

—Y a pesar de ser tantos, son perfectamente distinguibles, no se solapan, no se amalgaman, en realidad son olores limpios a pesar de ser tantos…

—Ya podían ser tan escrupulosos y profesionales para todo, coño.

—No nos quieren, no nos quieren.

—Son unos desagradecidos.

—Con mala memoria.

—Qué habría pasado en esos momentos tan delicados. Dónde habría estado “su” presidente.

—Ninguno está a la altura, desde luego.

—Qué desastre. Es inútil. El olor se mete por todas partes.

—Inevitable.

—Ya están aquí, ¿lo notas? Es el fin…

—Ay, por favor, es insoportable. Están al otro lado ya, puedo sentirlo.

—Y yo… Dios mío…

—Y ahora este hedor… Huele a mierda, cariño. ¡A mierda!

—…

—¡Pero esta peste no viene de fuera…!

—No me mires así. Lo siento.

—Es que se lo ponemos a huevo, caramba. Puedo imaginar los titulares: La corona apesta, el rey se caga… Anda, ve a limpiarte antes de que tiren la puerta abajo.


Olores Mundanos (Carlos Gamarra)

Categoría: La caja negra

He metido la nariz en las metáforas
y olfateo el olor corrosivo del tiempo
Me llega el olor de lecho al despertar
y el que resurge después de haber amado

El olor de casa sola inunda el ambiente
y de las paredes brotan gritos mitigados
por una suave fragancia de ensueños

Al contrario que a Neruda
me gustan las ciudades con olor a mujer
y a pis de perro blanco y negro

Los olores asignados ya me buscan
para envolver mi cuerpo en ese olor tuyo
                         que nunca se olvida
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Olores (Ismael Sesma)

Categoría: La caja negra

Tu niñez olía a leña y carbón cada mañana al bajar a la cocina, después de darte la última vuelta en la cama, arrebujado a las sábanas, tras escuchar el gallo y la campana de la iglesia. Madre estaba siempre, con su luto, su moño recogido y la sonrisa abierta de par en par, calentando el café recio y el pan con mantequilla, que devorabas sin prestar atención. Al salir, el sol inclemente y el viento añejo se confabulaban con la tierra yerma para decir: márchate.

Recorriste ciudades, campos y mares. Buscabas sitio para asentar tu corazón, en medio de atmósferas cambiantes, de gentes con atavíos de colorín, de rostros angulados por el empeño. El sol y la rosa de los vientos parecían impulsar la vida en aquellos lugares, casi siempre con esfuerzo, alguna vez, ¡que fortuna!, cuesta abajo. Compartiste sus afanes y sus fiestas, los cantos, el humo y la bebida; suspiros efímeros y risas con patente de corso. Aprendiste al empaparte de olores que engañaban el tacto, de sabores que contradecían el olfato.

Extranjero del desencanto, reconociste tu sitio al girar una esquina, en una ciudad anónima, parecida y distinta a muchas otras. Era un lugar improbable, una escondida fonda austera y remota sin mayor distintivo que el humo de presagio que salía retorcido por la chimenea. Al entrar, el olor a leña y pan con mantequilla atrapó tu corazón. Aspiraste la certeza del viajero que hace un alto en su singladura. Una parada, quizás, definitiva.


Aromas-haiku (Maite Martín-Camuñas)

Categoría: La caja negra

Entre naranjos

Huelo el olor dilecto

Del azahar


Olores (Rafael Toledo Díaz)

Categoría: La caja negra

¡¡Caramba, casi me atropella mayo!! Y aunque la expresión puede desconcertar por rara y extravagante, viene a cuento por el escaso margen de tiempo para aceptar el reto de El Globosonda para este mes. Sin embargo, elegido el tema, reconozco que me gusta y además lo considero muy acertado para la primavera.

Otra cosa es cómo meterle mano a un asunto tan importante y amplio sobre este sentido del olfato, tan primordial e importante para tener una vida plena. Una materia repleta de gamas y matices, desde las evidentes fragancias a los ambiguos e indefinidos perfumes. Además, y dependiendo de cada uno de nosotros, le daremos mayor o menor importancia en nuestro entorno cotidiano.

“Algo huele a podrido” es una expresión coloquial que utiliza la alegoría del olfato cuando se sospecha de actitudes deshonestas, cuando no delictivas en muchos ámbitos de la vida social, sobre todo en la política, en la economía o en la empresa, e incluso en las relaciones humanas. Un tufo al que nos hemos acostumbrado, un mal de nuestro tiempo que, desgraciadamente, ningún desodorante o perfume puede disimular.

Malos y buenos olores y siempre dependiendo de las circunstancias. Si me dan a escoger, prefiero el olor festivo de la pólvora, de una traca o mascletá, a la pestilencia explosiva de bombas y proyectiles junto al hedor de la muerte y la destrucción.

Pero de repente me vienen a la mente otras emanaciones que me reconcilian con algo provechoso, sobre todo para mi organismo. Me refiero al olor que desprenden los alimentos, cuando estamos a punto de elaborarlos en la cocina. La sensualidad, la voluptuosidad, el gozo y el deleite que provocan los vapores y aromas cuando cocinamos determinados platos como caldos, guisos y asados que invitan a desarrollar otros sentidos esenciales. También hay excepciones que provocan rechazo, por ejemplo, cuando hervimos coliflor, de repente la fetidez invade mi cocina y su tufarada me provoca rechazo. Por tanto, siempre suspiro ante la agradable fragancia de un obrador y reniego de los efluvios de cloacas y alcantarillas.

También y como es lógico, algunos olores caen en desuso y pasan de moda, se vuelven rancios y su recuerdo nos suele provocar una sonrisa. Qué me dicen de Varón Dandy, una colonia que marcó a toda una generación de hombres, con sus aromas a madera, a cuero, a esencias de incienso etc. según dice su publicidad. Otro claro ejemplo es la loción para después del afeitado Floid, olores de ayer inconfundibles, como el trasnochado Pachuli el perfume preferido de los hippies.

Hay otras esencias que permanecen constantes por su extrema sencillez y que nos resultan cotidianas y asequibles, como el olor de la ropa limpia, del jabón o la fragancia que emana la simple higiene corporal.

Ahora que empiezo a sumar años y canas percibo la disminución de algunos sentidos , entre ellos el olfato, y como no me resigno, utilizo un recurso para suplir este déficit recordando sensaciones de mi niñez grabadas en la memoria. Por eso, tratando de compensar el cansancio de mis células olfativas me animo a recordar aromas que se alojan en mi subconsciente, como si de una ligera mochila se tratase, como un tesoro al que recurrir cuando percibo el declive de mi pituitaria.

En fechas como esta, y aunque ya atenuada mi fe, me provocan una sonrisa aquellas tardes de mayo y los cantos a María en el colegio, con sus altares repletos de rosas y celindas que emanaban un olor dulzón que, asociado a los rezos, nos incitaban al sopor.

Pero sobre todo rememoro aquellas sensaciones que percibí en un pasado lejano, y entonces echo de menos el olor a humedad antes de la tormenta, el aroma de la hierba recién cortada, la fragancia áspera y seca de la mies en la era, el olor a cera e incienso durante la Semana Santa e, imprescindible, necesito el olor del mosto fermentando en las tinajas al iniciarse el otoño.


El Twitter del Globo