Archivo del Autor: Admin

#RecomienDaLee, concurso de reseñas

¿Quieres formar parte de nuestro proyecto de animación a la lectura “DaLee una vuelta al mundo“?

La Asociación cultural El Globo Sonda pone en marcha este pequeño concurso (#RecomienDaLee) que tiene como objetivo difundir y fomentar el uso de la aplicación “DaLee una vuelta al mundo“, un proyecto para dar la vuelta al mundo leyendo a partir de octubre y en 13 etapas (que comienza y acaba en Parla-Madrid). Una aplicación a través de la que cualquier usuario podrá encontrar, a lo largo de todo el itinerario, diferentes recomendaciones literarias adaptadas a los lugares recorridos y a los diferentes niveles lectores (infantil, juvenil o adulto).

Ahora, tú también puedes formar parte de este proyecto. ¿Cómo? Muy sencillo:

  1. Elige un buen libro para este verano y ponte a ello (no importa el género, ni la edad recomendada, ni la extensión…).
  2. Escribe una recomendación sobre el mismo con una extensión máxima de 270 caracteres (el espacio recomendado para que la recomendación pueda leerse bien en la pantalla de cualquier móvil a través de la app).
  3. Súbela a tus redes sociales, usando el hastag #RecomienDaLee.
  4. Envíanosla antes del 20 de septiembre del 2019 a través del formulario que encontrarás al final de esta entrada o directamente a nuestro email: elglobosonda@elglobosonda.es

Las mejores reseñas, las más originales, las más divertidas serán elegidas pasarán a formar parte de las recomendaciones literarias que utilicemos en la app “DaLee una vuelta al mundo” a lo largo del itinerario.

Puedes enviar tantas reseñas como quieras.

La relación de la recomendación con la etapa puede ser por diferentes motivos: lugar de nacimiento del autor, lugar o alrededores donde se desarrolla la acción, corriente literaria vinculada a algún lugar de la etapa en cuestión... ¡o cualquiera que se te ocurra! Y si no se te ocurre, no te preocupes, puedes dejarlo en blanco y lo elegimos nosotros.
Máximo 270 caracteres. Se descartarán textos más largos.
El Globo Sonda se compromete a utilizar exclusivamente la información recogida en este formulario con fines informativos y con motivo del concurso #RecomienDaLee, pudiendo en todo caso, hacer uso de la reseña en cualquiera de las actividades vinculadas ahora o en el futuro con el proyecto de animación a la lectura "DaLee una vuelta al mundo". En ningún caso se prestarán estos datos a terceros.

Más información sobre el proyecto:


Mercado Tribal

Categoría: Blog

El pasado 6 de julio estuvimos en el Mercado Tribal. Un mercado formado por artesanos y artesanas, en el que además pudimos disfrutar de música en directo. El mercado estaba enfocado a recaudar kilos de comida para la Asociación Juventudes Hospitalarias, que se encarga del reparto para familias de Parla que lo necesitan.

Pasamos una jornada estupenda, a pesar del calor de las primeras horas de la tarde, y pudimos vender productos artesanos elaborados por soci@s de nuestra Asociación. El dinero recaudado gracias a ellos será utilizado para nuestro proyecto de animación a la lectura “DaLee una vuelta al mundo” que, como sabréis comienza a partir del próximo octubre y para el que ya estamos preparando un montón de sorpresas.

Agradeceros a todos y todas las que os pasasteis por allí el sábado y colaborasteis con esta buena causa y, fundamentalmente, a una organización que ha trabajado incansablemente durante meses para hacer realidad esta maravillosa iniciativa.


Corre (Carlos Candel)

Categoría: La caja negra

Corre, porque no te queda tiempo.

¡Corre!

Mueve tus piernas desnudas a través de desiertos antes de que yo me duerma en este sofá, pegamento de pereza.

Bracea con desesperación para no hundirte. Salta la valla, no queda mucho para que yo detenga el sofoco de este verano entre ventiladores que escupen desprecio. Escapa de tu guerra para que yo pueda buscar entre tu sangre, sí, esta sangre que sostengo entre mis manos y que hoy no tiene nada que ofrecerme, nada que me interese. Ya casi no queda nada. Me aburro y tú ya vienes. Apenas saliva y sudor, apenas hambre y sed. Pero vienes. Y este cansancio mío no me deja verte pasar a mi lado, recuerdo de un pasado, presente y futuro que está ahí, que reclama mi atención en cada acelerador.

Dicen que aburrirse es bueno, incluso necesario. No sé si tú tienes tiempo para eso. Yo sí. Mi aburrimiento es concertina afilada para ti. Tu necesidad es vivir.

De la pantalla me llega un sopor de viajeros. Yo navego por las aguas de este aburrimiento, tú naufragas en una isla de plástico.

Pero no tengo tiempo, no te veo desde aquí, mi torre de asfalto. Por mucho que corras, nades o saltes, eres invisible. Floto, me dejo mecer por las olas. Al mismo tiempo, la arena del desierto araña tu piel y el sol es una daga en el cielo. No hay tiempo que perder, te dices y sigues caminando. Tu aliento es de viento. Un viento que llega hasta a mí y me da una bofetada.

Quizás solo te quede volar. Vuela, nadie.




Vuelo de águila (Ismael Sesma)

Categoría: La caja negra

El tedio de una tarde canicular le llevó a aquella galería de arte, un oasis en la sofoquina. Vio a la mujer desde la entrada, pero el calor le impedía cualquier esfuerzo sin una mínima garantía de éxito. Paseó sin rumbo, hasta que el aire acondicionado obró el milagro: unos minutos después, estaba listo para la apuesta. La buscó. Ella estaba parada y absorta en la contemplación de uno de los cuadros. Se colocó a su lado, en silencio. Se miraron. El sonrió y ella le devolvió la curvatura de los labios. Después cruzaron algunas frases lentas sobre la valía del pintor y el sentido de varios de los cuadros expuestos. Envalentonado, comenzó una disertación erudita y florida sobre los cánones del arte, que logró elevarle por encima de todos y de todo. Ensimismado y fresco, se regodeó en las alturas de su conocimiento, que parecía abarcar todo el saber acumulado en el mundo.

Cuando descendió, ella ya no estaba allí.


Me aburro en la silla de mirar (Carmen Paredes)

Categoría: La caja negra

me aburro en la silla de mirar
y camino
y discurro por la acera
y discrepan desde enfrente
y por mi acera se oponen
y me aferro a la silla de continuar

Carmen Paredes
Jun/2019


Cosas que ocurren (Carlos Gamarra)

Categoría: La caja negra

En las noches de escondite
me da por pensar
en lo triste que está la escalera
ahora que Vilma toma el ascensor

Con ese sonido a nada
que se escucha en soledad
la libertad se adormece
y Yesica se queja de haber nacido en Perú

A las cinco en punto
un anciano se muere en su habitación
Por la ventana
cuatro arrendajos observan curiosos

Las barcas van lentas por el lago
Un pato de color amarillo
está solo
y no deja de graznar

Veo a mi amigo
que trae una botella de vino
Le sonrío
y por fin dejo de aburrirme

Carlos Gamarra
Julio 2019


La celda del aburrimiento (Eva Soria)

Categoría: La caja negra

La arena del reloj se ha congelado, el tiempo ha decidido desaparecer.
Dejó de marcar el ritmo frenético de la vida.
Y ahora… No sé qué hacer.
Tomo una decisión: volteo el reloj y espero de nuevo.
La arena se desliza hacia el otro extremo… Revivo soñando con las mil caras del desaliento, empujando cada segundo de mi vida.
Pero NO, la arena se detiene ante un muro invisible.
Desesperada, giro y giro el reloj de arena, pero NADA sucede.
Quiero la alienación de los tiempos modernos porque ahora con libertad… No sé qué hacer.
Visualizo pasajes fantásticos donde desaparecer.
Melodías en islas solitarias.
Palabras en el aire esperando su turno ante la multitud.
Pero tanto tiempo viviendo sin saber vivir me encadenó a la celda más oscura del ABURRIMIENTO y ahora mi existencia está ahogándose en este reloj de arena.
. . .
Mientras tanto en la pared se escucha un

                                              TIC                   TAC

                                TIC                                                 TAC

                TIC                                                                                   TAC

    TIC

TAC

Tic

tac


Hastío (Maite Martín-Camuñas)

Categoría: La caja negra

Miro el reloj desde mi cama,
transita el tiempo con esa languidez,
con esa apatía y como a desgana;
las saetas se acarician una a la otra
con denuedo y sin rubores.
No desisten de su abrazo y así
el tiempo se embarga al contemplarlas
olvida deslizarse por la esfera que lo atrapa,
y yo, abandonada aquí
en el tálamo,
sin cortejo y sin caricias,
con los brazos yertos
de la ausencia
y la desidia del pasado.
Aquí, sola y sin aliento
que me redima, sin calor
que me caliente el alma,
sola y sin equipaje,
solo encuentro un verbo
que represente lo que ahora siento.
El hastío se apodera de mi aliento
Y navego en el mar de la inapetencia.


El Twitter del Globo