Hormigas (Javier González)

Hormigas (Javier González)

Categoría: La caja negra

(Una mujer está sentada en el sofá de su casa. Tiene la mirada perdida en el horizonte de la pared de enfrente. Al rato y sin planificarlo baja la mirada al suelo. Una diminuta y oscura mancha se mueve hacia ella. Es una hormiga, solitaria y laboriosa.)

(La hormiga se detiene frente a la mujer. Las dos se observan)

HORMIGA – ¡Chisssssst! ¡chissst! ¿Me oyes?

MUJER – (Abre los ojos sorprendida, saltándose todas las legañas. Mira hacia todos los lados buscando la procedencia de la voz) ¿Quién está ahí? ¿Quién me habla?

HORMIGA – Soy yo…La hormiga… ¡Mira el suelo!

MUJER – ¿Pero tú….?

HORMIGA – Que sí. Que soy una hormiga.

MUJER – Solo me he tomado un café…El envase era nuevo… Oh, no. Nos están narcotizando.

HORMIGA – Disculpa. Antes de que te pongas a patalear en el suelo para aplastarme, quisiera preguntarte si puedo recoger las migajas para almacenarlas en lugar discreto. La ociosidad no entra en mis planes.

MUJER – (A media voz) Sí, claro…Perdona. No tengo intención de pisarte. Solo…Es…Dios…Estoy hablando con una hormiga en mi propia casa…Y no puedo salir…Y una hormiga entiende lo que digo… Y yo lo que dice ella.

HORMIGA – Vivimos en el mismo barrio. No hay por qué exagerar.

MUJER – ¿Y estás tú sola?…Quiero decir…Las hormigas vais siempre en grupo…O eso creía.

HORMIGA – Me aventuré más de lo que es prudente y la cuarentena me ha cogido en tu casa.

MUJER – Vaya. Ya somos dos… ¿Y cuánto piensas quedarte?

HORMIGA – ¿Me lo preguntas en serio? No puedo irme. Estoy confinada.

MUJER – No sabía que la orden afectaba a las hormigas.

HORMIGA – ¿Verdad? Es la primera vez en nuestra larguísima existencia que nos meten en el saco de actividades no esenciales. ¿Te lo puedes creer?

MUJER – Ya me lo creo todo…O nada… No sé si estoy…

HORMIGA – Si te sirve de consuelo yo tampoco suelo frecuentar las tertulias de tus semejantes.

MUJER – Claro…Lo siento…Me coges en un momento malo… ¿Qué hago hablando con…?

HORMIGA – Será mejor que te deje sola para que puedas ordenar tus ideas. Yo iré recogiendo las migajas. Avísame cuando estés despejada. Hay que hacer el cuadrante de comidas, baño, ejercicio, meditación, ocio y limpieza. (Se aleja)

MUJER – Lo que tú digas. Si…Me despejo y hago un cuadrante con mi compañera la hormiga…Joder. (Suena el móvil. Lo coge) Sí…Hola…No me pasa nada…¿Voz rara?…Si solo fuera la voz…¿Qué?…Me siento…Como una cigarra…Si eso es, como una cigarra…No te preocupes. Ya se ha presentado mi hormiga…¿Qué?…


Deja un comentario

El Twitter del Globo